Rosa Peral y Albert López, de ser amantes a acusarse mutuamente del crimen de la Guardia Urbana