Rufián, sobre la sentencia del Supremo: "No es una sentencia, es una venganza"