Samanta Villar: “Es brutal ponerse delante de tu padre y decirle cosas bonitas”