Torbe almacenaba en su teléfono fotos y vídeos de menores de edad