Un amigo de Tomás Gimeno confirma que el barco no tenía ancla y que puede haber sangre de más personas