Los vecinos de La Palma tienen 45 minutos para salvar sus recuerdos: lágrimas y desolación