La seguridad con la que contaba Pedro Sánchez durante su escrache en un hospital de Barcelona