Toño Sanchís y su familia siguen viviendo en su casa a horas de que termine la subasta