Los trabajadores de la casa de Mainat apuntan a Angela: "Estaba muy nerviosa, dijo que le había pinchado cuatro veces"