Maniático, obsesionado con la limpieza y violento con las mujeres: así es S. Morate