El voto rural: la demanda de la España vaciada