Mejora la situación de los ríos asturianos y sólo Nalón, Ponga y Sella están en seguimiento