El tiempo no da tregua: tras la nevada del siglo, llegan ahora las lluvias