Rusia quiere rematar el trabajo iniciado en 2008 con la escuela holandesa