Otra vez la peor versión de Cristiano Ronaldo