El eterno '7'... de Ucrania