Los portugueses repartieron durante los 120 minutos del partido