El alegato feminista de Nagore: “Una mujer puede cambiar de opinión las veces que quiera”