La despedida de Candela a Antonio, de todo menos emotiva: “Que llegues donde puedas”