La Pantoja da a Kiko la mayor de las sorpresas y ambos no pueden evitar llorar en su reencuentro: “Cuánto te quiero, vida mía”