María Jesús está convencida de que la audiencia dijo que no se hacía la víctima y Jordi tiene que corregirla