Martín se la juega en semifinales al piano y con una versión de Joaquín Sabina