El jurado alucina con los retratos que hacen de ellos este peluquero con una maquinilla de afeitar