Ana Chic, Dream Drag y ‘El Follana’ o cuando la intención no es lo único que cuenta