Cuando pensamos haberlo visto todo, llega Anne Klinge con su show de pies