Bryan de Lucas deja alucinado al jurado haciendo magia con los ojos vendados y las manos esposadas