Risto Mejide abandona el teatro tras una guerra de pulsadores rojos entre el jurado