Dani Pedreño prende fuego a una carta y es Edurne quien nota el calor en sus manos