Dinamic consigue lo imposible, que a Risto Mejide le guste un show de acrobacias