Edurne está afónica pero tiene la solución: pizarra, silbato y bocina