Edurne se sienta encima de Stefano, 'el hombre bandera', que demuestra por qué tiene un récord mundial