José y Esperanza, Adolfo y Cha-Lí y María hacen que Paz aprenda a usar el ‘botón rojo’ a la fuerza