El mentalismo de Luis Pardo consigue algo sobrenatural: un show con esquelas y mucha magia