El mentalismo de Lynch conecta a Eva y a Risto… sin siquiera tocarles