La astrocopla de Natalia Ruiz y Manuel González y la química cómica del Niño del ukelele siguen adelante