Paul Chiu prepara un cóctel 10.000 veces más picante que el tabasco y Antonio se lo bebe