Risto le demuestra a Paquita y su número de revista que pulsar el ‘botón rojo’ no siempre es malo