Un samurái distinto a todos: Akira revoluciona el teatro con su coreografía