Iván Asenjo consigue hacer magia sobre tacones con una increíble puesta en escena