David Pereira, el bailarín de plastilina