Los niños de Bichiswaag nos dan una lección de ritmo y coordinación