El plató no se cree la pasión de Michel