Sonia sucumbe a los encantos de Kristian: Morreo, masaje... ¡y edredonning!