Laura y Meritxell, las “panteras”: “Allá donde vamos dejamos huella”