Gonzalo, por teléfono, a Susana: “¡Te quiero!”