Pizza, vino blanco y muchos nervios: Así ha sido la hora sin cámaras de Alyson y Antônio