Alba tiene que superar sola el pasaje del terror tras la expulsión de Pol: “No me ha dado tiempo a alegrarme”