Los concursantes pagan las consecuencias de comerse a Bunki: creen que su espíritu les persigue