Sandro Rey, un vidente con mucho glamour