Kiko Hernández ha cumplido su misión: entregarles el poder de la salvación